Homilía para la fiesta de la Santa Familia - Año A - Mt. 2:13-15,19-23
 
 
por
 
el Canónigo Dr. Daniel Meynen
 
 
 
" Después de la partida de los magos, el ángel del Señor aparece en sueños a José: «Levantate, le dijo, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto y pèrmanece allá hasta que yo te lo advierta. Herodes, buscará al niño, para matarlo.» José se levantó, llevando de noche al niño y a su madre y se fué hacia Egipto, y allí se quedó, hasta la muerte de Herodes. Para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta cuando dijo: «De Egipto llamé a mi hijo.» (Os. 11:1)
 
" Herodes muere, el angel del Señor aparece entonces en sueños a José, en Egipto y le dijo: «Levantate, lleva al niño y a su Madre y regresa a tu país Israel. Aquellos que querían dar muerte al niño, están muertos.» José se levantó, tomó al niño y a su Madre, y regresó al país de Israel. Mas cuenado se enteró que Aquelao reinaba en Judea, en lugar de Herodes su padre, el tuvo temor de ir hacia allá. Pero avisado por revelación en sueños, se fué hacia la región de Galilea, y se fué a radicar en una ciudad llamada Nazareth. Así se cumplían las profecías de los profetas: «El será llamado Nazareno.» "
 
 
 
Homilía:
 
 
" Después de la partida de los magos, el ángel del Señor aparece en sueños a José: «Levantate, le dijo, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto y pèrmanece allá hasta que yo te lo advierta. Herodes, buscará al niño, para matarlo.» José se levantó, llevando de noche al niño y a su madre y se fué hacia Egipto."
 
El Domingo que sigue a la Navidad, es decir hoy, la Iglesia celebra la fiesta de la Santa Familia. Así como el anterior Domingo, era José el que estaba en primer plano en la narración del Evangélio. En esos tiempos donde los hombres de buena voluntad imploraban, como podían, al Señor, el don de la Paz para el mundo, y entonces, también para la Iglesia, no es este un maravilloso signo, el ver a José honrado de esta manera? Pues José era al que Dios había confiado, a Jesús y María a fín de que el los cuidara, protegiédolos en la seguridad y la paz, tanto como se pudiera...
 
José lleva a Jesús y a María a Egipto. Los trés huyen de las amenazas del rey Herodes. Sería eso cobardía? Porque no adelantarse a los perseguidores como lo hicieron tantos y tantos mártires? Habrían dos criterios para evaluar la situación? Nada de eso! Pues José y los mártires siguieron el Espíritu que los guiaba! Dios sabe todo, y El sabe lo que le conviene a cada uno para que su gloria y su poder, brillen en todo lo que sucede. José fué prudente: Él obedeció al ángel que le había advertido y cumplió la voluntad de Dios al huir de la persecución de Herodes!
 
Aún hoy, José cuida de la Santa Familia, que es en nuestros días, la Iglesia! Aún hoy, José utiliza la prudencia para conservar la Iglesia y también el mundo entero, en la seguridad y la paz! Pero José, hoy ya no está sólo: Él posée una multitud de hermanos, que son tantos otros José llamados a cuidar de la Iglesia y el mundo! Estos hermanos, estos otros José, son todos y cada uno de los fiéles, pequeños y grandes, hombres y mujéres, que créen en Cristo y cuidan, al paso los siglos, de la paz y la seguridad, de la gran familia de Dios que es la Iglesia! Tal como José, cada creyente es responsable de la paz en el mundo!
 
" Herodes muere, el angel del Señor aparece entonces en sueños a José, en Egipto y le dijo: «Levantate, lleva al niño y a su Madre y regresa a tu país Israel. Aquellos que querían dar muerte al niño, están muertos.» José se levantó, tomó al niño y a su Madre, y regresó al país de Israel. Mas cuenado se enteró que Aquelao reinaba en Judea, en lugar de Herodes su padre, el tuvo temor de ir hacia allá. Pero avisado por revelación en sueños, se fué hacia la región de Galilea, y se fué a radicar en una ciudad llamada Nazareth. "
 
El peligro había pasado: Herodes había muerto, y José podía regresar a Israel. Sin embargo, José sigue prudente: Él sospecha, que el hijo de Herodes no es menos peligroso que su padre. Entonces, decide retirarse allá donde el estaba ya instalado antes del nacimiento de Jesús: En Nazareth. De hecho, él actuo prudentemente, pués el Señor le confirmó que su elección era buena: "...avisado por revelación en sueños..."
 
La prudencia! Siempre, la prudencia! Santo Tomás de Aquino hizo de ella, la maestra de todas las virtudes... Ser prudente, no es solamente conducir un auto con precaución... Ser prudente, es saber tomar tiempo para reflexionar antes de reaccionar, saber medir los pro y los contras, las ventajas y los inconvenientes de tal o cual desición. Ser prudente, es también no desperdiciar, ni el tiempo, ni el dinero...
 
Que la muy Santa Virgen María, silenciosa en la contemplación de su Niño-Dios, interceda por nosotros ante el Padre, a fin de que todos nosotros formemos un solo corazón y una sola alma, en el seno de una única familia: La Iglesia!