Homilía para la Festividad de Cristo Rey - Año A - Mt. 25:31-46
 
 
por
 
el Canónigo Dr. Daniel Meynen
 
 
 
" Jesús habló de su segunda venida: «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria. Y serán reunidas delante de él todas las gentes: y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas á su derecha, y los cabritos á la izquierda. Entonces el Rey dirá á los que estarán á su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fuí huésped, y me recogisteis; Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis á mí. Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿ó sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿ó desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, ó en la cárcel, y vinimos á ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis á uno de estos mis hermanos pequeñitos, á mí lo hicisteis.
 
" «Entonces dirá también á los que estarán á la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles: Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; Fuí huésped, y no me recogisteis; desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, ó sediento, ó huésped, ó desnudo, ó enfermo, ó en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá, diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis á uno de estos pequeñitos, ni á mí lo hicisteis.
 
" «E irán éstos al tormento eterno, y los justos á la vida eterna.» "
 
 
 
Homilía:
 
 
" Jesús habló de su segunda venida: «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria. Y serán reunidas delante de él todas las gentes: y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas á su derecha, y los cabritos á la izquierda.» "
 
Pronto, el Señor Jesús volverá en su gloria! Yo digo: "pronto". No nos preocupemos en conocer si será mañana, o en un mes o en diez años. Yo digo "pronto" porque este evento que todos nosotros esperamos podría venir en cualquier momento... Yo digo "pronto" para mostrar mi entusiasmo, que deberían compartir, a ver este gran Día del Señor! ¿No será magnifico ver a Cristo en su gloria?
 
¿No será maravilloso ver unidos juntos el Cristo, los ángeles, y las ovejas? Yo no hablo de las cabras, porque ellas están condenadas... Ver en un vistazo a toda la creación unida en Cristo! ¿Porque, no es esto lo que esperamos ver en este Día, el cual será un Día eterno? Cristo, los ángeles, y las ovejas: Dios, los seres espirituales, y los seres corporales, toda la creación junta! En una palabra, el Cristo Total: la plenitud de todos los Elegidos de Dios!
 
" «Entonces el Rey dirá á los que estarán á su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.» "
 
Jesús es el Rey del Universo, el Gran Rey, el que reina sobre todas las naciones! Jesús ya reina sobre las naciones: en el mismo, Jesús ha regenerado a la naturaleza humana que tienen todas las naciones como suya. Pero Jesús debe también de reinar sobre cada una de las personas que constituyen estas mismas naciones: esto es lo que tendrá lugar en el retorno del Señor en su Gloria. Por supuesto, es necesario que cada persona verdaderamente quiera aceptar el reino de Dios sobre sí mismo: cada persona de cada nación es libre para aceptar o rechazar el reino de Cristo...
 
Aceptando el reino de Cristo, los elegidos de Dios recibirán la gracia para acercarse a Jesús, el Rey del Universo, ellos recibirán la gracia para ir hacia Cristo y para responder a su mandato: "Venid, benditos de mi Padre!" Los elegidos son los "benditos" de Dios, porque ellos han recibido de Dios su Buena Palabra: los "benditos" son llamados en latín "bene-dictus", bien-dichos; esto es, aquellos que han recibido de Dios la buena palabra, la cual es la Gracia de Dios. Porque la gracia es verdaderamente una clase de palabra de Dios, una palabra que nosotros entendemos o no entendemos, una palabra que nosotros aceptamos o rechazamos.
 
" «Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fuí huésped, y me recogisteis; Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis á mí. Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿ó sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿ó desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, ó en la cárcel, y vinimos á ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis á uno de estos mis hermanos pequeñitos, á mí lo hicisteis.» "
 
Estas palabras de Jesus pueden y deberían ser tomadas en un sentido literal: los elegidos de Dios serán recompensados por haber dado a comer o beber..., a los pequeños hermanos de Cristo. Pero, desde que el pecado entró al mundo, y a través de el, la muerte, siempre han habido y habrán ricos y pobres, hombres inocentes en prisión, y hombres culpables quiénes son impunes... Así, sin poner de lado el aspecto literal de las palabras de Jesús, esto es bueno mantener especialmente al espíritu su aspecto espiritual.
 
¿Que vemos nosotros hoy? ¿Cuáles son los problemas mas serios que nosotros tenemos? ¿No vemos que los Estados ellos mismos favorecen a una situación de pobreza espiritual crónica? Yo citaré como mi principal ejemplo todas las leyes que permiten la ruptura de la unión matrimonial, a cuáles se puede agregar las leyes que permitan a las personas vivir juntas fuera del matrimonio, y aun, en algunos países, leyes que autorizan matrimonios o uniones entre homosexuales. Yo hablo del matrimonio, por que el matrimonio ya estaba presente en el principio de la Creación, aun antes que el primer hombre y la primera mujer cometieron su primer pecado...
 
Atacar al matrimonio y buscar destruirlo, esto es querer destruir el hombre entero. Porque el matrimonio ya estaba presente desde antes de la primera creación! Y los medios utilizados para atacar al matrimonio son múltiples: anticoncepción, aborto, pornografía, ropa degradante, en pocas palabras todo esto que busca reducir a los esposos como animales hechos solamente para la copulación! ¿No es esto una gran pobreza espiritual? ¿No piensa usted que los hombres y mujeres de hoy desean algo más? Porque la imagen de Dios esta todavía allí, en ellos! Esta imagen los llama para reflejar en sí mismos y busca vivir otra vez en la gracia de Dios!
 
" «E irán éstos al tormento eterno, y los justos á la vida eterna.» "
 
Que la Santísima Virgen María, ella quien es ben-dita entre las mujeres, " bene-dicta in mulieribus", porque ella esta llena de gracia, sea siempre nuestra guía en el camino al Cielo y en nuestra santa esperanza para ver al Cristo Glorioso!
Que Cristo, ya presente en su Eucaristia, reine en nuestros corazones y nos llama a él todos los dias de nuestra vida, así como en este Domingo, cuando el sacerdote nos invitará ir hacia Jesús, diciendo: "Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, dichosos los invitados a la cena del Señor."