Homilía para el quinto Domingo de Cuaresma - Año A - Jn. 11:1...45
 
 
por
 
el Canónigo Dr. Daniel Meynen
 
 
 
" Las dos hermanas, Marta y María, enviaron a decir a Jesús (que se encontraba mas allá del Jordan): «Señor, tu amigo está enfermo.» A estas palabras, Jesús respondió: «Esta enfermedad no le causará la muerte; ella va a servir a la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado en ella.» Y Jesús amaba a Marta y a su hermana y a Lázaro. Mas aunque supo que estaba enfermo, se quedó dos días más donde estaba. Él dijo enseguida a sus discipulos: «Volvamos a Judea.»
 
" A su llegada, Jesús encontró Lazaro desde hacía cuatro días en la tumba. Cuando Marta supo que Jesús llegaba, ella salió a su encuentro, mientras que María se quedo en la casa. Marta dijo a Jesús: «Señor, si tu hubieras estado aquí, mi hermano no estaría muerto! Mas aún ahora mismo, yo sé que todo lo que tu pedirás a Dios, Él te lo concederá.» Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.» - «Yo se, replicó ella, que él resucitará en la resurrección del último día.» Jesús le dijo: «Yo soy la resurrección y la vida; el que crée en mi, vivirá, aunque esté muerto vivirá. Y todo hombre que vive y crée en mi no morirá jamás. Crees tú esto?» Ella respondió: «Sí, Señor, yo creo que tu eres el Cristo, el Hijo de Dios, aquel que debía venir al mundo.»
 
" Jesús dijo: «Donde lo habeis puesto?» - «Señor, respondieron ellos, ven a ver.» Jesús se puso a llorar. Y los Judíos decían: «Como lo amaba!» Algunos de entre ellos dijeron al mismo tiempo: «Él que abrió los ojos del ciego, no podía impedir a este de morir?» Jesús profundamente conmovido se dirijió hacia la tumba. Era una cueva recubierta con una piedra. Jesús dijo: «Quitad la piedra.» Marta, la hermana del difunto, le dijo: «Señor, hiede ya; pues hace cuatro días que está allí.» - «No te he dicho, respondió Jesús, que si tu tienes fé, verás la gloria de Dios?» Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús levantando los ojos al cielo dijo: «Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siémpre me oyes, Yo sé, que siempre me das lo que te pido, mas hablo así por esta multitud que me rodea, a fin que ellos crean que tu me has enviado.» Luego de estas palabras, Él gritó con voz fuerte: «Lazaro, ven fuera!» Y el muerto salió, los pies y las manos atadas y bendadas, y el rostro envuelto con un sudario. Jesús dijo entonces: «Desatadle y dejadle ir.» Una gran parte de los Judios que habían venido a visitar a Marta, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en Él. "
 
 
 
Homilía:
 
 
" A su llegada, Jesús encontró Lazaro desde hacía cuatro días en la tumba. Cuando Marta supo que Jesús llegaba, ella salió a su encuentro, mientras que María se quedo en la casa. Marta dijo a Jesús: «Señor, si tu hubieras estado aquí, mi hermano no estaría muerto!» "
 
Nosotros estamos aquí, dos o tres semanas antes de la muerte de Jesus. El evento que va a occurir ahora, será la causa directa de su muerte. Este evento es la resurrección de Lázaro, el amigo de Jesús, el hermano de Marta y Maria. Si Jesús hubiera estado ahí, tal como Marta lo deseaba, Lázaro ciertamente no habría muerto en este preciso momento, y no habría sido su resurrección la que hubiera provocado la condenación de Jesús por el clan de los fariseos (cf. Jn. 11:53). Si Jesús hubiera estado ahí unos días antes, Lazaro no habría muerto: "Señor, si tu hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto!"
 
" «Mas aún ahora mismo, yo sé que todo lo que tu pedirás a Dios, Él te lo concederá.» Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.» - «Yo se, replicó ella, que él resucitará en la resurrección del último día.» Jesús le dijo: «Yo soy la resurrección y la vida; el que crée en mi, vivirá, aunque esté muerto vivirá. Y todo hombre que vive y crée en mi no morirá jamás. Crees tú esto?» Ella respondió: «Sí, Señor, yo creo que tu eres el Cristo, el Hijo de Dios, aquel que debía venir al mundo.» "
 
Si Jesus permitió que muriera Lazaro, esto era para que la Gloria de Dios se pudiera manifestar mas: "Esta enfermedad no le causará la muerte; ella va a servir a la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado en ella." (Jn. 11:4) Que misterio tan incomprensible? Debe de morir alguien para que Dios sea glorificado? Y aun, esto es verdadero... La muerte de Lazaro y su resurreccion llevara a la muerte de Jesus y a la glorificacion del Padre: "Padre, la hora ha llegado, ¡Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te de Gloria a ti!" (Jn. 17:1) La hora ha llegado! Jesús esperaba la muerte de Lázaro, porque su hora todavía no habia llegado. Pero una vez que Lázaro muera, la hora ha llegado para manifestar la resurrección y todo el poder de la divinidad que esta en el Hijo del Hombre! "Padre, la hora ha llegado!"
 
" Jesús dijo: «Donde lo habeis puesto?» - «Señor, respondieron ellos, ven a ver.» Jesús se puso a llorar. Y los Judíos decían: «Como lo amaba!» Algunos de entre ellos dijeron al mismo tiempo: «Él que abrió los ojos del ciego, no podía impedir a este de morir?» Jesús profundamente conmovido se dirijió hacia la tumba. "
 
El contraste no podria ser mayor: Jesús acaba de hablar de su resurrección, y ahora el esta llorando con sus amigos! De un lado, la omnipotencia de Dios brilla en estas palabras: "Yo soy la resurrección." Del otro lado, la debilidad y la fragilidad del hombre puede ser vista en estas sinceras y tiernas lagrimas. Si Jesús no se muestra a si mismo aqui como siendo verdadero Dios y verdadero Hombre, entonces que mas podria haber hecho? No, Jesús ha declarado verdaderamente, a través de la resurrección de Lázaro, de que El es ambos Dios y Hombre. Por otra parte, la reaccion de los fariseos quienes lo condenaron a muerte es clara: esta es la cima... Los fariseos se han enfurecido y, como ellos no quieren creer en Jesús, ellos lo condenan: " Desde este día ellos decidieron a matarlo." (Jn. 11:53)
 
" Era una cueva recubierta con una piedra. Jesús dijo: «Quitad la piedra.» Marta, la hermana del difunto, le dijo: «Señor, hiede ya; pues hace cuatro días que está allí.» - «No te he dicho, respondió Jesús, que si tu tienes fé, verás la gloria de Dios?» Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús levantando los ojos al cielo dijo: «Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siémpre me oyes, Yo sé, que siempre me das lo que te pido, mas hablo así por esta multitud que me rodea, a fin que ellos crean que tu me has enviado.» Luego de estas palabras, Él gritó con voz fuerte: «Lazaro, ven fuera!» Y el muerto salió, los pies y las manos atadas y bendadas, y el rostro envuelto con un sudario. Jesús dijo entonces: «Desatadle y dejadle ir.» "
 
"Si tu tienes fé, verás la gloria de Dios." Marta y su hermana Maria creyeron que Jesús podria resucitar a Lázaro, y así, ellas vieron la Gloria de Dios. Ellas vieron al muerto volver a la vida! Pero solo por un momento, puesto que Lázaro moriria por segunda vez. Este evento es no obstante muy importante para la fe de todos nosotros: esta es una verdadera y tangible prueba de la divinidad de Jesús, el Hijo de Maria y de Jose, carpintero de Nazaret, un hombre como usted y yo. Aún hoy, por nuestra creencia en esta resurrección, la Gloria de Dios brilla a través del mundo! Cuando este evangelio es proclamado en todas las iglesias del mundo, es Dios quien es glorificado en su Hijo Jesús!
 
" Una gran parte de los Judios que habían venido a visitar a Marta, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en Él. "
 
Si, durante esta cuaresma 2005, nosotros hemos empezado a creer verdaderamente en la Resurrección de Jesús, la cual es la plegaria de nuestra resurrección al final de los tiempos, entonces nosotros habremos rendido Gloria a Dios y ganado una gran Victoria sobre nosotros mismos, sobre el mundo y sobre el demonio! Que la Santísima Virgen Maria nos ayude con su maternal amor!
 
Que Jesús venga a nosotros hoy, por María, a fin de hacer de nosostros, hombres nuevos, iluminados con la luz del Espíritu Santo, para la gloria del Padre!