Homilía para el cuarto Domingo de Pascua - Año A - Jn. 10:1-10
 
 
por
 
el Canónigo Dr. Daniel Meynen
 
 
 
" «En verdad, en verdad, dijo Jesús, el que no entra por la puerta del redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, es un ladrón y un bandido. Mas el que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. A este abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por sus nombres, y las lleva a pastar. Cuando el ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque que conocen su voz. Mas ellas, no seguiran a un extraño; sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.» Esta parabola les dijo Jesús; mas ellos no entendieron bién lo que querìa decir.
 
"Y Jesús volvió a decirles: «En verdad, en verdad, yo os lo digo, yo soy, la puerta de las ovejas. Todos aquellos que vinieron antes de mi son ladrones y bandidos; mas las ovejas no los han escuchado. Yo soy la puerta; si alguien entra por mi, el será salvado: el podra ir y venir y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar, para matar, para destruir; Yo he venido para que para que tengan vida, y la tengan en abundancia.» "
 
 
 
Homilía:
 
 
" «En verdad, en verdad, dijo Jesús, el que no entra por la puerta del redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, es un ladrón y un bandido. Mas el que entra por la puerta es el pastor de las ovejas.» "
 
Cada año, en el cuarto domingo de Pascua, esto es, hoy, nosotros celebramos el día mundial de Oración por las Vocaciones. Cada año, nosotros leemos una parte del capitulo diez del evangelio de San Juan. Ahora, nosotros leemos la primera parte de este capitulo: Jesús nos habla acerca de el mismo, el Buen Pastor! Aquí el Buen Pastor se revela a si mismo en una parábola, la cual nosotros trataremos de comprender, aunque si esto no es fácil, porque, como San Juan lo dice, los discípulos mismos "no entendieron bién lo que querìa decir" (Jn. 10:6).
 
El punto focal de esta parábola parece ser la puerta, la cual es la persona de Jesús: "Yo soy la puerta; si alguien entra por mi, el será salvado: el podra ir y venir y hallará pastos. " Esta puerta permite entrar y salir, se usa en ambas direcciones, para salir y para entrar, desde el redil hasta el pasto, desde el pasto al redil. Este es un medio que debe ser usado. Jesús, quien es la puerta, se muestra aquí bajo la apariencia de un sirviente: él es el a través de quién nosotros debemos de pasar, él es el quién vino a servir, y no a ser servido (cf. Mt. 20:28).
 
" «A este abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por sus nombres, y las lleva a pastar. Cuando el ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque que conocen su voz.» "
 
Mientras el sea la puerta, Jesús es además quién pasa a través de la puerta, una vez el portero la haya abierto para el. Que significa esto? Simplemente que, en esta parábola, Jesús debe ser considerado bajo dos diferentes aspectos: la puerta y el pastor. Si el pastor pasa a través de la puerta, esta claro que la puerta existe antes que el pastor. En otras palabras, esto significa que la puerta es Jesús quien ha ya venido en el mundo, este es Jesús quien mora en la Iglesia, como el dijo: "Yo estaré contigo siempre hasta el final de los tiempos." (Mt. 28:20) Y para completar nuestra explicación: el pastor es Jesús quien regresa al final de los tiempos para guiar a los fieles desde el redil al pasto, lo cual es nuestro hogar celestial!
 
" «Cuando el ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque que conocen su voz. Mas ellas, no seguiran a un extraño; sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.» "
 
Así como escribí en mi homilía anterior, la vida eterna es una vida de conocimiento: "Padre ... esta es la vida eterna, conocerte a ti, único Dios verdadero y al que tu has enviado, Jesús, el Cristo." (Jn. 17:3) Pero, la vida eterna, la vida misma de Dios, puede ser concedida a nosotros, dada a nosotros, a través de la gracia, solamente en Cristo y a través de El, porque solo El es verdadero Dios y verdadero Hombre. Esto significa que solo Jesús es nuestro mediador ante el Padre, para que nosotros podamos volvernos hijos e hijas adoptivos de Dios. Solo Jesús nos da la vida eterna del Padre, solo Jesús nos da la Vida de conocimiento, porque solo El es nuestro mediador, porque solo El entra y sale por la puerta: "El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas." Pero los otros, aquellos que no son Jesús, aquellos a quienes las ovejas no siguen, aquellos a quienes su voz no es reconocida por las ovejas, son aquellos que no entraron por la puerta, ya que no son mediadores: "El que no entra por la puerta del redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, es un ladrón y un bandido."
 
" «y a sus ovejas llama por sus nombres, y las lleva a pastar.» "
 
Esta corta oración me hace pensar, primero, en esto: "Dios formo de la tierra a todos los animales del campo y a todas la aves del cielo, y los llevo ante el hombre para que les pusiera nombre. Y el hombre les dio nombre a todas las bestias." (Gen. 2:19-20) Y entonces: "Al vencedor le daré un mana misterioso, y le daré también una piedra blanca con un nombre Nuevo grabado en ella que solo conoce el que lo recibe." (Apoc. 2:17) Jesús, el nuevo Adán, nos conoce íntimamente, mejor que lo que nos conocemos nosotros mismos, y cuando nosotros entraremos al Cielo, como cuando fuimos bautizados, el nos dará un Nuevo nombre!
 
Que la Santísima Virgen Maria nos enseñe a reconocer y a permanecer fieles a la voz de Jesús, su Hijo!