Homilía para el vigésimo segundo Domingo del Año - Año A - Mt. 16:21-27
 
 
por
 
el Canónigo Dr. Daniel Meynen
 
 
 
" Desde aquel tiempo comenzó Jesús á declarar á sus discípulos que le convenía ir á Jerusalem, y padecer mucho de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes, y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. Y Pedro, tomándolo aparte, comenzó á reprenderle, diciendo: «Señor, ten compasión de ti: en ninguna manera esto te acontezca.» Entonces él, volviéndose, dijo á Pedro: «Quítate de delante de mí, Satanás; me eres escándalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres.»
 
" Entonces Jesús dijo á sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá, y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿de qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y perdiere su alma? O ¿qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará á cada uno conforme á sus obras.» "
 
 
 
Homilía:
 
 
" Desde aquel tiempo comenzó Jesús á declarar á sus discípulos que le convenía ir á Jerusalem, y padecer mucho de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes, y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. "
 
El evangelio de hoy es la continuación del evangelio del domingo pasado. Pero, la ultima semana, nosotros asistíamos a la profesión de fe de Simón Pedro, y el establecimiento del Apóstol como la primera Piedra de la Iglesia que Jesús quiere construir. Así, nosotros estamos en un momento crucial en la vida de Jesús y en la del mundo entero! Consecuentemente, el evangelio que nosotros leemos hoy traza la nueva línea seguida por el Salvador del mundo!
 
Jesús desea construir su Iglesia! "Yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia." (Mt. 16:18) Jesús no nos dijo de construir una Iglesia, que seria nuestra Iglesia: no, Jesús dijo que él construiría SU Iglesia! ¿Cómo él hará esto? El lo dice simplemente: "Jesús comenzó á declarar á sus discípulos que le convenía ir á Jerusalem, y padecer mucho de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes, y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día."
 
La construcción de la Iglesia es realizada de la siguiente manera: a través de la muerte y resurrección! Primero Jesús lo dice en palabras, y luego el provee el ejemplo y lo hace concretamente: el morirá y resucitara, el será rechazado por los sumos sacerdotes y por algunos de su Pueblo, el se volverá la piedra angular rechazada por los constructores (cf. 1 Pedro 2:7), para que Simón pueda ser la primera piedra de esta construcción, la cual es el Cuerpo entero de Cristo!
 
" Y Pedro, tomándolo aparte, comenzó á reprenderle, diciendo: «Señor, ten compasión de ti: en ninguna manera esto te acontezca.» Entonces él, volviéndose, dijo á Pedro: «Quítate de delante de mí, Satanás; me eres escándalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres.» "
 
Mientras Jesús construye su Iglesia, nosotros no estaremos inactivos. Algunas veces, como Pedro, nosotros iremos en contra la acción del Señor... Porque la tentación es grande: construir un paraíso en la tierra, una nueva torre de Babel... Ciertamente, el camino esta marcado, y Jesús fue el primero en pasar sobre el: el murió y resucito! Cuando nosotros hacemos algo, que nuestro trabajo vaya en la misma dirección que la del Señor. AyudémosLe a construir su Iglesia!
 
Leamos nuevamente lo que enseñaba San Pablo: "¿Qué pues es Pablo? ¿y qué es Apolos? Ministros por los cuales habéis creído; y eso según que á cada uno ha concedido el Señor. Yo planté, Apolos regó: mas Dios ha dado el crecimiento." (1 Cor. 3:5-6)
 
" Entonces Jesús dijo á sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá, y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿de qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y perdiere su alma? O ¿qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará á cada uno conforme á sus obras.» "
 
Jesús construye su Iglesia... La Eucaristía, la cual es Jesús, construye el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. Cuando nosotros participamos a Jesús-Eucaristía, es de su sacrificio que participamos. Al menos, esta debe ser nuestra intención. Porque recibir la comunión es construir la Iglesia. Pero, Jesús construye su Iglesia de una sola manera: a través de la muerte y resurrección! Así, recibir la comunión, recibir Jesús-Eucaristía en nosotros, es caminar en las huellas de Jesús, es cargar nuestra cruz, para construir la Iglesia a través de nuestra resurrección en Cristo!
 
Cada persona debe de llevar su propia cruz. Nosotros no debemos de llevar una cruz que no sea nuestra! Porque la cruz de cada persona es determinada por Jesús: esta es la cruz que Jesús escoge para nosotros! Esta cruz es proporcionada para nuestra fortaleza: esta no es demasiado pesada, porque es el Amor de Jesús que la escoge; y esta es suficientemente pesada para bajarnos a una sincera y verdadera humildad.
 
Jesús regresara! No lo olvidemos! "El Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles..." Aun, hoy, el viene en nosotros a través de la Eucaristía: pidamosle a Maria que prepare nuestro corazón para recibirlo dignamente, para la Gloria del Padre! Amen!